Feeds:
Entradas
Comentarios

Estoy apurado

Estoy apurado

Estoy apurado no tengo tiempo. ¿ Cuantas veces se lo hemos dicho a nuestro conyugue, a nuestros hijos, amigos, subalternos o gente de quien necesitamos algún servicio? ¿cuantas veces hemos molestado a alguien por que estamos apurados y no tenemos tiempo?. Pero se ha puesto a pensar cuantas veces el apuro era real y valía la pena la ansiedad suya y la que provoco en el prójimo.

Ha pensado alguna vez cuanto daño se ha hecho por estar apurado y no darse cuenta de lo que pasa a su alrededor o cuantas veces ha dejado de hacer algo potencialmente útil, necesario o agradable por haber decidido que esta apurado y no tiene tiempo.

¿Ha reflexionado alguna vez que cuando siente que esta apurado y no tiene
tiempo cuales son la razones por las que se siente así? Y será que esas
razones realmente justifican estar apurado?

A veces sentimos que estamos apurados y no tenemos tiempo, se nos han
acumulado tareas y obligaciones y nos sentimos presionados porque sentimos que no vamos a poder cumplir los compromisos contraídos, pero acaso hemos tratado de averiguar que la presión que sentimos ocurre por que no hemos planificado adecuadamente nuestro horario y cuando nos damos cuenta, todo se nos viene encima al mismo tiempo.

La percepción de estoy apurado y no tengo tiempo, con mucha frecuencia es una fuente importante de angustia y de estrés que ayuda a robarnos el
bienestar y la felicidad.

Así es que querido amigo (a) la próxima vez que sienta que tiene prisa y que
no tiene tiempo, no lo olvide y cuando este tranquilo y en calma reflexione
sobre esa situación trate de darse cuenta si estaba justificada cuales
fueron las consecuencias y que pudo haber hecho para evitarlo. Puedo
asegurarle que es un ejercicio útil y muy beneficioso.

Isidoro Zaidman
Presidente FUNDAPROSAL
Fundación para la Promoción de la
Salud y el Bienestar
Costa Rica
fundaprosal@gmail.com

La felicidad no es un accidente 

La salud, la felicidad y el bienestar no son accidentes, es posible crearlas, desarrollarlas y aumentarlas si se toma conciencia de lo que se hace, de lo que se está dejando de hacer y se asume el compromiso de cambiar lo que no nos gusta o no nos sirve.
En general nacemos con un cuerpo sano que se va desarrollando progresivamente. En las primeras etapas de la vida dependemos de los cuidados de nuestros padres para que ese desarrollo se produzca de una manera equilibrada. Suponiendo que todos los factores sean adecuados –lo que no siempre ocurre- al entrar en la edad adulta la vida queda en nuestras manos y es nuestra la responsabilidad lo que hacemos con ella.
Es importante recalcar que todo lo que pasa en nuestra vida es de nuestra exclusiva responsabilidad. Es cierto que no controlamos todos los eventos que nos influencian en el curso de la vida pero si controlamos nuestras reacciones frente a esos eventos y es precisamente el entrenamiento para enfrentar esos eventos el que necesitamos para que la vida no sea “un valle de lagrimas”.
Hay toda una serie de recomendaciones algunas como las de David Niven, Ph.D son relativamente faciles y las reseñamos a continuación:
Hay que intentar siempre hacer cosas nuevas. Las personas que viven en la rutina son menos optimistas sobre su futuro en comparación con aquellas que están constantemente haciendo pequeñas o grandes innovaciones en su vida.
Disfrute las muchas cosas bellas que hay a su alrededor. Un amanecer, una flor, una obra de arte, una pieza musical, una buena jugada en el fútbol, la sonrisa de un extraño, la ternura de un bebé o el regreso a casa, son unos pocos ejemplos de las muchas cosas maravillosas que a diario suceden y que no gozamos a plenitud.
Manténgase activo. Las personas activas sufren de menos depresión y otras enfermedades en relación con quienes hacen poco o nada. Mantener la mente y el cuerpo en acción es la mejor manera de conservar un espíritu joven.
Exprese su propia personalidad. Haga lo que haga, es necesario que lo haga siempre con su propio estilo, con su propia voz, dejando siempre su huella personal en cada paso.
El dinero no compra felicidad. Esta afirmación que parece no ser cierta en la primera mitad de la vida, se convierte en una realidad en la segunda parte. Porque es cuando las personas se dan cuenta que los momentos felices que han vivido nada tienen que ver con dinero.
Estas recomendaciones no son nuevas, son conocidas, pero no son útiles si no las transformamos en realidades y en acciones. De nada nos sirven si las archivamos y no las practicamos, nos comprometemos y logramos incorporarlas a nuestra vida diaria.

NOTIFICACION: en el mes de agosto comienzan los cursos que daremos en la Universidad de Costa Rica: Salud y Bienestar Desde las Inteligencias multiples. Informes a traves de nuestro correo electronico.

Isidoro Zaidman
Presidente FUNDAPROSAL
Fundación para la Promoción de la
Salud y el Bienestar
Costa Rica
fundaprosal@gmail.com
Si tiene algún comentario o pregunta escríbanos. Le responderemos sin falta. Este mensaje es un esfuerzo para promover la felicidad, el bienestar y el manejo del estrés. Si no desea seguir recibiéndolo, mándenos un correo, escriba suprimir y será eliminado de la lista.

Todos queremos vivir bien.

A lo largo de la vida cada quien encuentra la manera de conseguir el bienestar. Algunos pueden hacerlo solos, otros buscan consejo de maestros o entrenadores y otros recurren a técnicas de retiro y meditación. Todas son buenas, pero es importante recordar que, tranquilizarse en el consultorio del psicólogo o el psiquiatra es relativamente fácil. La gracia es salir a la vida, al trajín diario y conservar la calma el equilibrio y evitar el estrés. Cada quien debe esforzarse en encontrar las herramientas que le ayuden a manejar su estrés aquí y ahora.

El Psicólogo Elisha Goldstein tiene diez recomendaciones que me han parecido excelentes, sencillas, fáciles que quiero compartir.

1 Al despertar en la mañana en vez saltar de la cama y revisar su agenda para el día, tómese un momento para estirarse, respirar profundo varias veces, darse cuenta de las sensaciones que vienen de su cuerpo y agradecer a Dios el obsequio de un nuevo día.

2 Mientras se cepilla los dientes y se baña, piense en algo realmente agradable que le dirá a alguien antes de salir de la casa.

3 Mientras maneja, o viaja en el bus aproveche las paradas en el semáforo o las presas para relajar sus músculos y aflojar sus tensiones. Deséele a los vecinos buenos días.

4 Cuando llegue a su destino, ponga atención y escuche los sonidos del ambiente, es posible que oiga cantar un pájaro o alguna música.

5 Incorpore descansos cada tanto tiempo, por eso inventaron los recesos en la escuela.

6 Cuando un compañero o colega le hable, escúchelo con atención.

7 Al terminar la jornada, tómese un momento para revisar su día y encuentre que cosa hizo que pueda ser fuente de orgullo y si no la encuentra busque algo que pueda hacer mejor mañana.

8 Antes de abrir la puerta de su casa, deténgase un instante y analice con discernimiento como va a tratar a los miembros de su familia y como quiere pasar el resto de la noche.

9 En la cena, coma con calma. Tómese unos minutos para concentrarse en el aspecto, sabor, olor y gusto de la comida. Considere y agradezca a quien le puso esta comida en la mesa.

10 Cuando se acueste a dormir, evalue lo bueno del dìa, agradezca a Dios por el dia que le regalo y pídale que le regale otro igual o mejor mañana.

Estimado amigo (a) si estas recomendaciones le parecen interesantes, por que no las incorpora a su rutina diaria? Le haran mucho bien y creame no es difícil !!!!
Isidoro Zaidman
Presidente FUNDAPROSAL
Fundación para la Promoción de la
Salud y el Bienestar
Costa Rica
fundaprosal@gmail.com

QUERER, DESEAR Y DEJARSE AFECTAR.

En su libro Las Tres Caras de la Mente Elaine de Beauport analiza el mecanismo del deseo que vamos a tratar de resumir hoy.

El proceso de desear comienza cuando nos damos cuenta de que hay otro estimulo, diferente de nosotros mismos, que llama nuestra atención y del que nos dejamos afectar. Razón tenia el filosofo Martín Buber cuando decía “Soy, porque otro es”. Ese estimulo diferente de nosotros mismos, nos afecta y despierta nuestro deseo.

Podemos impedir que el deseo nos cautive y negarlo. Pero aunque neguemos su presencia, siempre tendrá algún efecto, por que solo podemos bloquear su racionalización, mas no la percepción, su energía será absorbida y quedara depositada en algún lugar de nuestra mente.

Cuando aparece el deseo queremos mas de la persona o del objeto, y así se engancha nuestro mundo emocional. Desear es la manera como vibra el sistema, que una vez estimulado solo consigue satisfacción alcanzando lo que desea.

Mientras mas capaces seamos de satisfacer nuestro deseo, mas sentiremos en el cuerpo calidez, expansión, y nuestro bienestar aumenta proporcionalmente lo que determina que queramos mas, deseamos no perderlo y volverlo a experimentar. Poseer lo que nos da felicidad proporciona la motivación que nos impulsa a conseguir nuevos logros, a mantenernos expandidos y felices.

Cuando nos damos cuenta de que nuestros deseos están siendo satisfechos nos invade el sentimiento de satisfacción, nos sentimos bien con nosotros, queríamos algo y lo conseguimos, nos sentimos fuertes y orgullosos. Quien no se ha sentido orgulloso, contento y feliz cuando completa una tarea o cuando conquista un objetivo?

Todos queremos ser felices pero la felicidad no aparece por generación espontánea, esta relacionada con la satisfacción de nuestros deseos, pero es claro todo depende de que es lo que nos afecta y despierta nuestro deseo.

Identificar realmente nuestros deseos y cuanto estamos dispuestos a comprometernos para satisfacerlos es la función de nuestra mente racional.

Cuando estas contento, feliz y alegre la vida te sonríe, llevas puestos tus lentes con cristales color de rosa y no existe nada en el mundo que pueda alterar tu imagen. En ese momento te invade el amor, has encontrado lo que te gusta, lo que te llena y te emociona y estas en capacidad de acercarte. Tu deseo aumenta lo mismo que tu capacidad de conseguir tu satisfacción. El amor es el sentimiento mas expansivo y mas poderoso. Cuando sentimos amor “yo puedo, tu puedes. todos podemos”

Esta claro que es mucho pretender, permanecer siempre en la línea de la satisfacción de los deseos; pero es cierto que la única manera de hacerlo es reconocer y sentir nuestras emociones, poder modularlas y encontrar los recursos para regresar al estado ideal.

Si es que queremos ser emocionalmente mas inteligentes debemos volvernos concientes del proceso emocional de desear cuya realización nos conduce a la emoción máxima que es el amor.

Que importante es entender que no podemos vivir sin desear, que todas nuestras emociones están relacionadas y que podemos voluntariamente entrar y salir de ellas, conectar y desconectar, enfocar y desenfocar. No tenemos ninguna duda de que el mundo se transformaría y se volvería mas amigable y hospitalario.

Queda para cada quien comenzar el trabajo consigo mismo, para que como lo dijo Gandhi “si quieres cambiar al mundo primero debes cambiar tu “.

Todos admiramos a las personas que se trazan una meta y logran alcanzarla, nos preguntamos como lo hacen.

Son muchos los factores que intervienen. En primer lugar es necesario establecer con claridad que es lo que queremos alcanzar, que es lo que realmente estamos buscando, ¿parece simple no? Pues bien con mucha frecuencia al no tener claro lo que realmente deseamos, tenemos ideas, deseos, planes, sueños que nunca comenzamos o abandonamos al toparnos con el primer tropiezo.

Saber con exactitud qué es lo que deseamos requiere detenerse y realizar un viaje a lo profundo de nuestra conciencia para tratar de darnos cuenta de nuestras necesidades e identificar lo que realmente queremos conseguir, eso que nos producirá bienestar y nos pondrá en el camino de lograr la felicidad.

Es preciso identificar si las metas que nos hemos propuesto son realmente nuestras o son metas que hemos tomado prestadas o nos han sido impuestas por otros o si nuestras decisiones son producto de circunstancias que nos obligan y presionan pero no podemos modificar o controlar.

Una de las situaciones que más nos traumatizan y causa estrés es no tener alguna forma de controlar la dirección de la vida. Es navegar como la botella en el mar que no puede decidir su rumbo y es movida por fuerzas que no puede controlar. No mas se mueve en una dirección la próxima ola o corriente le impone otra y así pasa el tiempo cambiando constantemente de rumbo sin llegar a ninguna parte.

Es fundamental evaluar lo mejor posible los recursos y las fortalezas que disponemos que nos permitirán alcanzar el objetivo que nos proponemos. No se puede decidir hoy correr una maratón mañana. Si lo intentamos sin el entrenamiento adecuado el fracaso es casi seguro.

Pero una vez decidido el camino y convencidos de que es el que realmente queremos el ingrediente fundamental es nuestra capacidad y voluntad de comprometer al máximo nuestros recursos físicos, mentales y espirituales para completar el viaje o la tarea con la que nos hemos comprometido que es la manera como podremos vencer los obstáculos que seguramente se han de presentar en el camino.

Estamos totalmente de acuerdo con Vince Lombardi, el legendario entrenador de football americano, quien dijo: “El precio del éxito es trabajar duro, dedicación a la tarea que tenemos entre manos y la determinación de que ganemos o perdamos, hemos invertido lo mejor de nosotros en la empresa que escogimos” por que un proyecto completado siempre produce mas satisfacción que algo que se comienza y se deja sin terminar.

Relación entre el pensamiento, la imaginación, la salud y la enfermedad.

En 121 AC Marco Aurelio dijo: “Nuestra vida es lo que nuestros pensamientos hacen de ella.” A lo largo de la historia muchos pensadores de una u otra manera han expresado lo mismo, lo que quiseron decir es que la mente influye sobre la vida y obviamente también sobre el cuerpo.
En 1927 Pavlov describió por primera vez los reflejos condicionados en perros a quienes se le sonaba una campana cuando se le mostraba el alimento y el perro comenzaba a salivar. Despues de un tiempo el perro comenzaba a salivar al no más oir la campana, asi habia descubierto que estímulos artificiales, (sonido de la campana) al actuar en el cerebro del perro podian producir la misma respuesta orgánica que los estimulos naturales (ver y oler la comida)
Desde entonces basados en este fenomeno se han descrito incontables aplicaciones del condicionamiento capaces de influenciar la conducta humana.
Otro hito importante fue el descubrimiento del mecanismo mental de la hysteria femenina, hecho por Breuer y Freud, de como pensamientos y sentimientos inconcientes archivados en la mente eran capaces de manifestarse en sintomas orgánicos.
A partir de estos hechos un torrente de ideas de como enfermamos y como sanamos invadió el pensamiento de generaciones de médicos y sanadores.
Los impresionantes progresos cientificos del siglo XIX y XX, hicieron que la atención de los médicos se dirigiera mayormente hacia las enfermedades orgánicas que pudieran ser reconocidas y tratadas mediante los metodos de la medicina cientifica y los procesos mentales causantes o acompañantes de esos problemas pasaron a ocupar en general un lugar secundario en la mente tanto del publico como de los profesionales de la salud.
Pero la reacción eventualmente se produjo, se reconocio que la medicina cientifica aunque fundamental no era suficiente por que conduce a una despersonalización de la atención y que numerosas enfermedades y problemas se originan en alteraciones mentales con raices en percepciones, actitudes y emociones que el ser humano va incorporando a lo largo de la vida.
Se puede comprender que el campo impreciso de la psicologia se presta a imterpretaciones muy variadas, algunas con base sólida producto del trabajo de estudiosos serios y muchas otras que provienen de charlatanes. Esto hace que en ocasiones sea dificil diferenciar unas de otras y también determina que ante la imposibilidad de hacerlo mucha gente ha decidido soslayar la influencia de la mente sobre la enfermedad y prefieren concentrarse en los recursos mensurables y cuantificables de los métodos avalados por la ciencia.
Pero la verdad es que no se puede desconocer la influencia que los procesos mentales tienen sobre la salud y la enfermedad y como la manera con la que manejamos nuestros recursos mentales influye sobre la conservacion y la recuperacion de la salud.
Si aceptamos que el ser humano es un sistema bio-psico-social y espiritual, donde cuerpo, mente, sociedad y espiritu mantienen una estrecha e indisoluble relacion . todo lo que pasa en una de las partes del sistema repercute sobre los demas, el problema es que muchas veces establecer la manera como se manifiestan las consecuencias de estas relaciones es dificil y se presta a especulaciones que pueden llegar bien lejos.
Pero sea como fuere lo que no se puede negar es que nuestros pensamientos, creencias, actitudes, emociones y posicion ante la vida, tienen una definitiva influencia sobre nuestra salud y enfermedad, lo que no quiere decir que podemos o debemos manejar los problemas de salud con solo esos mecanismos mentales ellos son colaboradores importantes de todos los metodos de la medicina tradicional y solo con su combinacion juiciosa y razonable podemos conseguir los mejores resultados.

Ya esta operativo nuesro blog donde aparecen los artículos de Sin Estrés y será un espacio abierto para compartir y conversar sobre los temas que nos interesan. El acceso es libre a través de fundaprosal.wordpress.com

Isidoro Zaidman
Presidente FUNDAPROSAL
Fundación para la Promoción de la
Salud y el Bienestar
Costa Rica
fundaprosal@gmail.com

Si tiene algún comentario o pregunta escríbanos. Le responderemos sin falta. Este mensaje es un esfuerzo para promover la felicidad, el bienestar y el manejo del estrés. Si no desea seguir recibiéndolo, mándenos un correo, escriba suprimir y será eliminado de la lista.

¿Por que nos volvemos extremistas?

¿Por que al ser humano le gusta vivir en los extremos?
Porque es más cómodo y se evita ser responsable.

Al vivir en los extremos no es necesario elegir, ni tomar decisiones porqueen ese sitio, las decisiones ya han sido establecidas por alguien. No se discuten y solo es necesario seguirlas por lo que ¿personalmente nadie es responsable.

Muchos sabios han aconsejado que lo adecuado no es andar en los extremos sino seguir el camino del medio. Pero vivir en el camino del medio implica pensar y tomar decisiones, a veces parece mejor inclinarse a la derecha otras parece adecuado hacerlo hacia la izquierda, si es que nos parece que debemos movernos hacia un lado, cuanto y en que medida debemos hacerlo? Al tomar esas decisiones corremos el riesgo de equivocarnos y sufrir las
consecuencias y muchos prefieren no arriesgarse y seguir el camino que alguien ha indicado. No se requiere pensar y se descarga la responsabilidad, parece que se vive mas cómodo y con menos problemas. No será necesario hacer correcciones o regresar y volver a comenzar.

¿Pero acaso quienes viven en los extremos y obedecen a las directrices que les han sido impuestas son mas felices? ¿Tienen mas bienestar? ¿Son mas libres? Por supuesto que no, deben suprimir sus deseos, reprimir sus emociones, sacrificar su autonomía y someterse a la voluntad de otros y ¿por que existen en el mundo personas que eligen vivir de esta manera?

Es una pregunta difícil de responder. En algunos casos es por ignorancia, a veces es por temor a diferenciarse del rebaño o por miedo a las consecuencia de enfrentarse a quien tiene el poder y da las ordenes. A veces es por condicionamiento o poca autoestima y por tener un cuerpo débil o distorsionado de valores. Seguramente es posible encontrar mas causas pero tal parece que en el fondo de las conductas extremas las causas mas importantes son la mala, inadecuada o prejuiciada educación y el miedo.

Si es que queremos vivir en una sociedad donde no encuentren lugar los extremismos es necesario fabricar una sociedad libre basada en la educación, los valores universales y la autoestima.

Apreciamos muchos tus comentarios y observaciones, si tienes alguno por favor dejalo en el espacio designado. Con toda seguridad te contestaremos.